20110706

A la espera

Hace tiempo que no leo. Que no puedo leer. Tengo la cabeza demasiado entumecida y atolondrada para hacerlo. Está demasiado acostumbrada a mirar y a leer en pantalla. Los ojos, cansados, prefieren mirar por la ventana cuando dejan de estar ante el ordenador o la tele, y mi cuerpo desea salir a la calle o darse una ducha, quien sabe. 

Los libros te han de apetecer, deben seducirte. Son como el amor, no hay que buscarlos (o eso dicen), sino que ya se mostrarán, se plantarán ante mí para que los acaricie, los mime y los quiera. Cuando se está despierto y dispuesto, los libros pueden ser unos grandes seductores, con su cubierta más o menos atrayente, sus páginas, el encanto de su tacto, pasar las páginas, el olor de la tinta, sus líneas escritas. Mmm. Me los comería... cuando tengo hambre. Estoy hablando -se entiende- de libros de "carne y hueso", "con portada y hojas" mejor dicho, no de tablets... Buf, qué obsesión la digital. El mercado, el futuro... ¡Me importa un comino!

Si ahora los libros no me seducen demasiado, la música, sin embargo, siempre está presente en mi vida. Quizá no requiera tanto esfuerzo escuchar una canción como leer un libro: es más abstracta, menos concreta, más sugerente. Hablo de música diríamos "ligera", ¡no estoy hablando aquí de Ligeti, John Cage o Stockhausen! 

En fin, cada día que pasa me siento más debilitada para la actividad intelectual, para la lectura, en concreto. Los libros, pues, ya llegarán, como el amor (o eso espero).

3 comentaris:

aina ha dit...

llegarán, paciencia. Hay que saber desconectar para después reemprender con más ganas.

Contraindicado ha dit...

Todo acaba llegando...un buen libro y espero que no un mal amor.... Besotes!!!

fallen apofis ha dit...

Pero si el amor no existe... Lo que sí hay es un mundo lleno de machos ardientes con la verga bien dispuesta y deseosos de conocerte. Olvídate del romanticismo. Folla y no pienses, te lo recomiendo.